Las mejores parejas de la Liga ACB (VII)

Reanudamos la serie de artículos de “Las mejores parejas de la liga ACB” con un dúo que ya lleva tres años compartiendo conocimientos de baloncesto. Estos dos hombres son del conjunto que empezó la temporada como una flecha y que se ha ido deshinchando hasta llegar a la parte baja de la clasificación. Me estoy refiriendo al Lagun Aro GBC y a los jugadores Andy Panko y David Doblas. Estos dos hombres son la base del equipo guipuzcoano. El primero, es uno de los jugadores más versátiles de la liga, lleno de calidad, y el segundo es pura garra, dando todo lo que tiene en la pista.

Estadísticas combinadas (33 jornadas disputadas): 21.5 puntos, 10.5 rebotes, 51.5% tiros de 2, 37% tiros de 3, 77.5% tiros libres y 23.6 puntos de valoración.

Para el entrenador del conjunto vasco, Pablo Laso, Andy Panko es “un jugador muy constante en el juego, que puede jugar en varias posiciones. Correcto defensor y correcto tirador. Su mayor virtud es que puede hacer muchas cosas en el campo”. Por su parte, el entrenador de Vitoria dice de Doblas que “es un 5 pequeño, con buenos movimientos de espaldas a canasta, que sin ser muy rápido saca ventaja por sus buenos movimientos de pies. Si fuera capaz de tirar de cara a canasta mejoraría mucho su juego ofensivo”. Aprovecho, antes de empezar a repasar las carreras de los dos jugadores, para agradecer la colaboración del Departamento del Lagun Aro GBC para las declaraciones de Pablo Laso y la opinión del dúo por parte de Iker Sagasti, de la Cadena Ser. Sin más, empecemos a repasar la carrera de Panko y Doblas.

Un trotamundos de mucha calidad

Andrew John Panko III nació el 29 de noviembre de 1977 en Harrisburg, ciudad en el estado americano de Pennsylvania. Empezó a jugar a baloncesto en el instituto de Bishop McDevitt, de la misma ciudad natal. Tras su periplo por el High School, Panko estuvo tres temporadas en la Universidad de Lebanon Valley, participando en la NCAA 3, la tercera división de la liga universitaria. Andy no estuvo presente en el Draft de la NBA y se fue a jugar a la International Basketball League, participando en diferentes campus de la mejor liga del mundo, hasta que el 5 de enero de 2001 debutó en la NBA, jugando un partido con los Hawks. Panko solo jugó un minuto y ni tiró, ni anotó, ni capturo ningún rebote, pero por lo menos puede decir que ha jugado un partido oficial en la mejor liga del mundo. Como que este hombre ha jugado en muchos sitios, solo me centraré en su carrera en España.

El 22 de marzo de 2003 se anunciaba que el sustituto de Veljko Mrsic en el Casademont Girona sería Andy Panko. El americano tenía una corta experiencia en Europa, tras haber jugado 18 partidos con el Pastificio di Nola Napoli de LEGA 2. Juan Llaneza, el entrenador del equipo gerundense en ese momento, decía de Panko que “es un jugador rápido que puede jugar al contraataque y que puede facilitar la fluidez en el juego del 5×5”. Por su parte, el propio jugador se marcaba un reto: “tener un sitio en esta liga”. El alero americano llegaba a Girona con un contrato temporal de un mes, pero la lenta recuperación de Mrsic hizo que Panko se quedara hasta final de temporada en la ACB. Andy promedió en ese tramo final de campaña 17.2 puntos, 5.9 rebotes y 13.9 puntos de valoración en 36 minutos por partido. Esos números le sirvieron a Panko para conseguir la renovación con el Girona por un año más. Y ya en su primera temporada completa en ACB, Andy aportó 16.6 puntos, 4.9 rebotes y 15.5 puntos de valoración en 32 minutos por partido. De nuevo, grandes números, y de nuevo, un año más en el conjunto gerundense. Pero al mes de firmar la renovación, Panko y el Girona llegaron a un acuerdo para rescindir el contrato del americano. El club, en el comunicado oficial de la rescisión, dijo que el acuerdo es satisfactorio para ambas partes”. Y la polémica llegaba: el mismo día que el alero y el Casademont acordaban la rescisión del contrato, el Caja San Fernando anunciaba la contratación de Panko. Los sevillanos, conscientes de la polémica, dijeron que “en todo momento hemos actuado como profesionales, porque en ningún caso se ha ejercido ningún tipo de presión, sino que el mismo jugador ha sido quien ha utilizado una cláusula recogida en su contrato y libremente ha salido del Casademont Girona”.

Andy ya era consciente de la dificultad de la liga española, y decía, ya como jugador del conjunto hispalense, que “la Liga ACB es una liga de gran nivel en la que cada partido es un choque muy duro, porque hay muchos y muy buenos equipos, y por eso nosotros necesitamos estar concentrados siempre, desde el minuto uno hasta el 40″. Y con concentración y buen juego, Panko acabó la temporada en el Caja promediando 11.7 puntos, 3.8 rebotes y 11.2 puntos de valoración en 28 minutos por partido. Tras esa primera temporada en Sevilla, Andy afrontaba el segundo año en Andalucía, tal como indicaba su contrato… pero el Lagun Aro Bilbao decidió incorporarlo y alero americano aceptó, rescindiendo su contrato con el Caja San Fernand. Txus Vidorreta, entrenador del equipo vasco en ese momento, definió a Panko diciendo que “excelente anotador, con facilidad para tirar tras salir de los bloqueos y que ayuda mucho al rebote. Nos ayudará a mejorar”. En su primera temporada en Bilbao, el americano promedió 14.1 puntos, 5 rebotes y 14.8 puntos de valoración en 29 minutos por partido. Al acabar la temporada, Panko decidió probar suerte en Grecia, y el alero fichó por el Paok Tesalónica. Pero poco le duró la aventura griega a Andy, que a principios de enero fichó de nuevo con el Bilbao. El americano estaba contento de volver a la liga ACB y decía que “estoy muy feliz de estar aquí. De todas las experiencias que he tenido en Grecia la mejor lección que puedo obtener es que para jugar a baloncesto fuera de los Estados Unidos el mejor sitio es la Liga ACB. Bilbao era la mejor opción. Al terminar la última temporada Txus debió de pensar que el equipo necesitaba desarrollarse de una manera en la que no le incluía a mi, pero como suele decir mi padre esto no es cómo empieza sino cómo acaba”. De esta manera, Panko y el Lagun Aro se reconciliaban, y el americano cuajaba una buena segunda vuelta para ayudar al conjunto vasco a realizar la mejor temporada del equipo en la ACB.

Andy Panko siempre ha jugado a gran nivel en los equipos donde ha estado, y en el GBC es una referencia (Fuente: ACB Photo / Miguel Henríquez)

Andy Panko siempre ha jugado a gran nivel en los equipos donde ha estado, y en el GBC es una referencia (Fuente: ACB Photo / Miguel Henríquez)

A pesar del gran rendimiento que había dado Panko al Bilbao, los vascos decidieron no contar con él, y el Bruesa GBC lo incorporó en una plantilla joven para intentar subir a la ACB en esa temporada. Andy ayudó en gran manera a que el objetivo del conjunto vasco se cumpliera, y promediando 15.8 puntos y 7.6 rebotes por partido, Panko y el Bruesa GBC subieron a la mejor liga europea de nuevo. Esta ya es su tercera temporada en el actual Lagun Aro GBC en ACB, y Andy es seguramente el jugador más importante de este equipo, que a pesar de su juventud, sigue dando guerra cada año en la liga española.

La intensidad es su baza

David Jesús Doblas nació el 6 de agosto de 1981 en Santander, España. A pesar de nacer en Cantabria, Doblas empezó a jugar de manera seria en el baloncesto como júnior en la cantera del Baskonia. En la temporada 1999-00, y con 18 años, el español empezó a jugar de manera profesional, completando una campaña con el Melilla de Adecco Oro. A pesar de su juventud, Doblas cuajó una buena temporada, promediando 5.2 puntos y 2.4 rebotes en 18 minutos por partido, pero no pudo evitar el descenso del conjunto melillense. Tras esa primera temporada como profesional, David continuó dos años más en LEB, esta vez defendiendo la camiseta del Ulla Oil Rosalia. En la primera campaña como jugador del conjunto gallego, Doblas jugó 15 minutos por partido, aportando 5 puntos y 4 rebotes, y ayudó a evitar el descenso del Rosalia. El español fue uno de los mejores jugadores jóvenes durante ese año, y la recompensa llegó con la participación en el Mundial sub’20 de Japón. En la segunda temporada, la que sería la última del pívot en Galicia, jugó tres minutos más de media y ayudó al equipo a, de nuevo, evitar el descenso en los partidos por la permanencia. David promedió durante esa temporada 7 puntos y 4.9 rebotes, unas medias buenas para un jugador de 20 años.

Tras sus primeros pasos en la carrera, el CB Granda se interesó por el cántabro, y lo fichó para disputar la temporada 2002-03. Doblas comenzó jugando en el equipo EBA, aunque sólo jugó un partido, donde en 20 minutos hizo 11 puntos, capturó 10 rebotes y acabó con 27 puntos de valoración. Con el equipo que militaba en ACB, David jugó 21 partidos, promediando 4.1 puntos y 1.4 rebotes en 8 minutos por encuentro. El conjunto nazarí descendió a la Adecco Oro, y de nuevo Doblas iba a disputar una temporada en la segunda división española de baloncesto. A pesar de su experiencia en esa categoría, David jugó 13 minutos por partido y sólo pudo aportar 4.9 puntos y 3.6 rebotes. El Granada volvió de nuevo a la ACB, pero los andaluces decidieron no contar con el pívot cántabro, así que Doblas tuvo que buscarse otro equipo. El nuevo conjunto para el español fue el Algeciras Cepsa, así que de esta manera David continuó en la Adecco Oro. En Algeciras, el cántabro disfrutó de 19 minutos por partido, y subió su media, aportando en cada encuentro 9.6 puntos y 4.8 rebotes. Muy buenos números que le podían ayudar a jugar en un equipo con mayores aspiraciones.

David Doblas es un tipo de jugador que es muy importante para un equipo, ya que aporta mucha intensidad (Fuente: ACB Photo / Miguel Henríquez)

David Doblas es un tipo de jugador que es muy importante para un equipo, ya que aporta mucha intensidad (Fuente: ACB Photo / Miguel Henríquez)

Con 23 años, Doblas fichó por un equipo que tenía bastantes posibilidades de subir a la ACB, el Bruesa GBC. Y durante esa temporada, el pívot explotó, promediando 13.5 puntos y 5.8 rebotes en 25 minutos. Por segunda vez en su carrera, Doblas conseguía con su equipo subir a la liga española, pero esta vez para quedarse en San Sebastián. En su primera temporada entera en la ACB, David fue nombrado capitán del Bruesa GBC por su carácter, y eso se mostraba en la pista y fuera de ella, dando la cara por el equipo en los momentos más complicados. Durante esa temporada, el pívot promedió 5.6 puntos y 2.4 rebotes en 14 minutos por partido, y no pudo evitar el descenso del conjunto donostiarra. Un jugador de las características de Doblas no pasó desapercibido por los clubes ACB, y el Menorca decidió ficharlo, anunciando la contratación de uno de los pívots con más proyección del baloncesto español. Pero David no triunfó en la isla balear, ya que tras cinco jornadas, el conjunto menorquín le dio de baja para que pudiera jugar el hasta entonces lesionado Paul Shirley. Doblas no había jugado casi nada con el ViveMenorca, y decidió volver a su anterior el equipo, el Bruesa GBC, para intentar subir de nuevo a la ACB. El conjunto donostiarra consiguió el ascenso, y Doblas firmó la renovación para continuar un año más en San Sebastián. Pero de momento el cántabro lleva más de un año en el GBC, y es uno de los ídolos de la afición por su entrega y su calidad. Es uno de los pívots más completo de la liga, con una gran defensa, intensidad, y cuando hace falta, sabe jugar bien en ataque. Doblas ha sido criticado muchas veces ya que se le considera un jugador agresivo, pero el mismo jugador explica que “todavía recuerdo con mucho cariño mi época junior en Saski Baskonia, en el año 1997. Desde entonces no he parado de trabajar, he pasado por muchos equipos de LEB hasta llegar a la ACB. No ha sido fácil el camino, me ha costado entrar, soy consciente de que si no hubiera trabajado con esta intensidad hoy no estaría en ACB con el Lagun Aro Gipuzkoa Basket. Por eso siempre digo que mi pasaporte es el de un jugador trabajador. Soy un jugador duro, pero no violento”.

La Opinión sobre esta pareja de… Iker Sagasti (Cadena SER)

Soldado Universal Panko

Andy Panko es un ídolo en San Sebastián por una simple razón: ejemplifica los valores que el público de Gipuzkoa Basket busca en un jugador. Sacrificio, dureza, entrega, carácter y personalidad. El alero de Harrisburg tiene a toda la afición en el bolsillo porque nunca se esconde, deja de ser una anécdota que en los partidos más complicados Andy sea siempre la referencia porque cuando las cosas van mal, todos le buscan. Panko no se queja cuando el equipo gana y él no anota pero sí le sabe muy mal brilla y marcharse a casa con una derrota. No hace mucho de sus 41 puntos de valoración ante el Real Madrid que le convirtieron en el mejor jugador de la jornada; nada más acabar el partido, Andy insistió en una idea que tiene desde hace tiempo: “Debería existir una regla, si pierdes no puedes ser MVP de la jornada”. Un ganador nato.

Y si alguien se pregunta el secreto de su físico privilegiado, Panko no esconde su secreto. Diez piezas de fruta al día y el chocolate es su mayor enemigo. Cuando entra en la cacha mordiendo una manzana de su boca suele salir la frase “one apple a day keeps the doctor away”.

David Doblas, todo corazón

Para David Doblas todo pasa por la pasión. Sus puntos fuertes y también los débiles surgen del corazón, músculo que más utiliza sobre una cancha de baloncesto. Con uno de los mejores juegos de pies de la ACB (no en vano estuvo a las órdenes del mismo entrenador que Scola y Spilter en la cantera baskonista), David lidera el juego interior del Lagun Aro GBC y es, junto a Ricardo Uriz, el líder del vestuario donostiarra desde hace años. Su manera de entender el juego, llevándolo al límite le ha llevado a ser uno de los mejores pivots de la ACB en la primera vuelta pero también, a veces, a cometer faltas duras y salir eliminado en muchas ocasiones. Pero para bien o para mal así es David y es como ha llegado tan lejos. Pero que nadie se confunda, Doblas jamás ha sido un jugador sucio; es duro, pero muy noble. Y lo mejor de todo, una fantástica persona fuera de las canchas que va para maestro de escuela… aunque todavía le quedan muy buenos años en la ACB. Su progresión de esta temporada invita a un próximo año excepcional.

Primera entrega: Pape Sow y Serkan Erdogan

Segunda entrega: Fede Van Lacke y Lamont Barnes

Tercera entrega: Rodrigo San Miguel y Uros Slokar

Cuarta entrega: Louis Bullock y Paul Davis

Quinta entrega: Nicolás Gianella y Robert Kurz

Sexta entrega: Jaycee Carroll y CJ Wallace

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • email
  • RSS
  • LinkedIn

Artículos Relacionados:

Etiquetas: