Kostas Vasileiadis, uno de los dioses del Olimpo

Kostas Vasileiadis ya se ha hecho un nombre en la liga ACB. Durante la temporada pasada, el alero griego destacó positivamente defendiendo la camiseta del Obradoiro CAB, y fue una de las estrellas de la temporada. Tuvo tal impacto, que a las votaciones de los aficionados para elegir el MVP de la temporada 2009-2010, él fue uno de los más votados. Al final, por lógica, no fue el MVP, pero en Santiago de Compostela ha dejado un muy buen recuerdo, al igual que entre los aficionados ACB. En este artículo, repasaremos su trayectoria como jugador profesional de baloncesto, desde sus inicios en Grecia hasta su segunda etapa en la liga ACB.

Vasileiadis nació en el año 1984 en la ciudad de Salónica, Grecia. Sus inicios en el baloncesto se situaron en Kilkis, un pueblo griego a 50 km de su ciudad natal. Allí empezó a destacar y a mostrar su calidad a los equipos importantes de la región. Tan grande fue su impacto en Grecia, que con 15 años, el PAOK de Salónica, el equipo de su ciudad,  pagó 10.000 € para ficharlo, una cifra elevada si se considera que ficharon a un adolescente de 15 años. Durante los primeros meses en el equipo de Salónica, Vasileiadis se estuvo formando en las categorías inferiores, pero la recompensa de su esfuerzo y calidad llegó pronto. En el año 2000, y sólo con 16 años, el alero griego subió al equipo sénior del PAOK. Vasileiadis recuerda su día del debut de la siguiente manera: Tenía 16 años cuando debuté con el PAOK, íbamos ganando de 30 puntos y el entrenador me dijo que saliera y jugara con libertad. Era un sueño. Ese fue sólo el inicio de su carrera profesional. Vasileiadis estuvo en el equipo de su ciudad natal hasta el 2006, aunque el último año lo pasó en el equipo en calidad de cedido, ya que sus derechos los había comprado el Unicaja de Málaga. Vasileiadis era el referente del equipo griego y se estaba haciendo un nombre tanto en la liga griega cómo en Europa. En cuanto a su internacionalidad, Kostas también era un referente de la selección griega sub-20 y sub-21 respectivamente. En 2002 y en 2003, los griegos ganaron dos medallas de bronce en el Campeonato Europeo y en el Campeonato Mundial respectivamente, y en el 2004 Vasileiadis fue elegido en el quinteto ideal del Campeonato Europeo sub-20 celebrado en Eslovaquia, donde también fue el máximo anotador del torneo promediando 25.5 puntos por partido. En esos momentos, Kostas ya era un reconocido jugador de baloncesto. Sus inicios en su país natal, Grecia, habían sido casi inmejorables. A partir de ese momento, le tocaba afrontar nuevos retos marchándose a la liga española.

 

Kostas Vasileiadis es una de las leyendas en el PAOK de Salónica.

Kostas Vasileiadis es una de las leyendas en el PAOK de Salónica (Fuente: ACBPhoto).

Con 22 años, Vasileiadis viajaba a Málaga para jugar sus primeros partidos con el Unicaja en la liga ACB. Kostas llegaba a la ciudad andaluza para jugar los Play-Off, que ya habían empezado. El jugador inició su aventura malacitana con mal pie para él, aunque el equipo ganó la liga. Jugó tres partidos de Play-Off, uno en la final, y en las tres ocasiones no consiguió anotar, aunque quiero remarcar el partido de su debut en la liga ACB. Fue el 9 de junio de 2006, en un partido jugado en Badalona. Vasileiadis jugó 7 minutos, no lanzó ningún tiro, capturó 1 rebote y cometió 2 faltas. Empezaba a tomar contacto con la liga, pero no sería hasta la siguiente temporada que no sería un jugador fijo en el Unicaja. Comenzó la temporada con la SuperCopa ACB, y Vasileiadis, con fama de buen tirador, participó en el concurso de triples. El joven jugador consiguió realizar 13 puntos en el concurso, pero no pasó a las semifinales. El ganador del concurso de triples de ese año fue Louis Bullock. En el inicio de la liga ACB, Vasileiadis firmó un muy buen partido contra el Madrid, en la segunda entrega de la lucha de anotadores entre Vasileiadis-Bullock. En 24 minutos jugados, Kostas hizo 16 puntos, 4 rebotes y 4 faltas recibidas, para un total de 18 de valoración. Vasileiadis se presentaba ante el público español. Durante la temporada entera que disputó en Málaga, el alero griego promedió 7 puntos, 2 rebotes y 2 faltas recibidas, por un total de 6 de valoración, aunque su mejor partido con el equipo malacitano fue en la Jornada 3 contra el Bilbao Basket, donde hizo 15 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 5 faltas recibidas, y un total de 23 de valoración. Vasileiadis guarda buenos recuerdos de su año en la ciudad andaluza: En Málaga me ayudaron mucho desde el primer momento, y estuve muy bien allí. En el primer año, conseguimos ganar la liga, y en la segunda temporada, llegamos a la Final Four. Fue un paso más en mi carrera, y allí todos me querían. Fue precioso. A pesar de la buena relación con el club y con la afición, Vasileiadis se fue de nuevo a su país, Grecia, para jugar en el Olympiakos.

De esta manera, Kostas Vasileiadis volvía a su país para jugar a uno de los dos mejores equipos de Grecia, y también uno de los mejores equipos de Europa. Vasileiadis se iría jugar a Atenas, a 500 km de Salónica, para intentar triunfar de nuevo en la máxima competición continental. El Olympiakos afrontaba la temporada 2007-2008 como uno de los máximos favoritos a ganar la Euroliga y la liga griega. El único equipo que podía evitar que los “Reds” ganaran la liga y la copa griega eran sus vecinos de ciudad, el Panathinaikos. La temporada para el Olympiakos no fue muy buena en cuanto a títulos. A pesar de ser uno de los favoritos en todas las competiciones, no ganaron ningún trofeo. En la Euroliga, los griegos quedaron eliminados en los cuartos de final al perder contra el CKSA de Moscú. En la liga y en la copa griega, los “Reds” perdieron en la final las dos veces contra el eterno rival de la liga y de la ciudad, el Panathinaikos. Por su parte, Vasileiadis no disfrutaba de muchos minutos y de confianza. En Euroliga, el alero griego promedió 4.5 puntos y 1.4 rebotes en 12 minutos de juego. Comparando estos promedios con los de la temporada anterior con el Unicaja, donde Vasileiadis promedió 6.3 puntos y 2.3 rebotes en 14 minutos de juego, se ve que estar en el Olympiakos no lo beneficiaba mucho. En cambio, en la liga griega, Vasileiadis disfrutaba de más minutos y de más confianza, y promedió 7.7 puntos. Pero Kostas, con el carácter que tiene, quería seguir creciendo como jugador aunque no fuera en el mejor equipo del país, así que de esta manera, volvió de nuevo a su amado PAOK de Salónica para disputar la temporada 2008-2009. Vasileiadis empezó la temporada con muchas ganas de volver a su ciudad, y el equipo lo nombró de nuevo capitán. Pero el PAOK estaba pasando por unos momentos complicados en el tema de la economía del club, y Vasileiadis decidió irse a finales de enero al Premiata Montegranaro italiano para que el equipo griego pudiera pagar los salarios de los demás jugadores con lo que él cobraba. A Vasileiadis le costó mucho tomar esa decisión: Estuve desde los 16 en el PAOK y era el capitán, me costó irme. Algunos fans me criticaron pero ellos no sabían las razones de mi marcha. Había problemas económicos y dejé el club sólo para salvar la situación y que con ese dinero se pudiera pagar a otros jugadores hasta el final de campaña. Tras esa mala experiencia en su carrera deportiva, Vasileiadis se fue a Italia para acabar la temporada 2008-2009 en Montegranaro. Allí, el alero griego promedió en 9 partidos de liga 12.2 puntos 3.2 rebotes en 26.1 minutos de juego. Tras un última año intenso, Vasileiadis decidió volver a la liga ACB… esta vez para triunfar.

Después de unos cuantos años de lucha, el Obradoiro CAB volvía a la máxima competición española, la ACB. Pero el equipo se tenía que hacer de nuevo, y de esta manera los directivos gallegos tuvieron que empezar desde cero. Ellos buscaban un referente, y el referente llegó. Kostas Vasileiadis era el primer jugador de la nueva época en el equipo gallego. Y llegaba para ser el referente. Su entrenador, Curro Segura, dijo el día de la presentación lo siguiente: Vasileiadis es un jugador que debe ser una referencia en nuestro juego exterior, que además ya conoce la liga ACB tras su paso por el Unicaja. Y por fin, llegó el día más importante tanto para su equipo como para él. El Obradoiro volvía a disputar la ACB, pero él volvía a España para demostrar su calidad y para triunfar. Desde el primer momento, se vio que sería un referente en el equipo gallego y uno de los mejores jugadores de la liga. En el primer partido, contra el Barcelona, Vasileiadis anotó 10 puntos en 19 minutos. Poco a poco iba cogiendo la forma, y al llegar la Jornada 10, realizó uno de sus mejores partidos en ACB. Fue contra el Power Electronics Valencia, y el jugador consiguió anotar 23 puntos. Pero si por algo destacó Kostas en ese partido, fue por recibir 12 faltas personales. Vasileiadis estaba demostrando que no era el mismo joven de Málaga. Pero uno de sus mejores días en la ACB aún estaba por llegar. Fue el 13 de diciembre, en el Fontes do Sar, Santiago de Compostela, contra el Real Madrid. En teoría, el Obradoiro era un equipo fácil para el equipo de Messina, pero las cosas no fueron así. Después de un inicio de partido igualado, los jugadores del Obradoiro vieron que podrían hacer historia. Ganaban al Real Madrid a falta de pocos minutos para el final del partido. Después de unos minutos de incertidumbre, el partido se fue a la prórroga, y allí Vasileiadis sentenció a favor del equipo gallego. El alero griego aportó 25 puntos y 5 rebotes en la inesperada victoria. Unos días después de la gran victoria, Vasileiadis hizo unas declaraciones que demostraban su buen estado de ánimo y que su fichaje por el Obra no había sido desacertado: Es un sueño para todos. Estamos muy contentos porque podemos volver a celebrar una victoria pero sabemos que todo se basa en el trabajo duro que estamos haciendo para afrontar este mes. Los jugadores del equipo galle estaban tan implicados que hasta casi se clasificaron para la Copa del Rey. Llegaron con opciones de entrar en la competición española hasta la última jornada para clasificarse, pero al final no fue así. A partir de ese momento, inexplicablemente el Obradoiro bajó su nivel, y ya no ganó casi ningún partido más durante la temporada. A pesar de no poder ganar, Kostas seguía realizando muy buenos partidos, hasta el punto que en la Jornada 25, a parte de volver a ganar un partido contra el Lagun Aro GBC, el alero griego consiguió ser MVP de la Jornada gracias a los 27 puntos, 6 rebotes, 4 balones recuperados, 5 faltas recibidas y un total de 35 de valoración. Vasileiadis estaba de nuevo contento por la victoria y por su galardón: Es el mejor regalo de cumpleaños. Lo primero ha sido la victoria del equipo y, lo segundo, el MVP. Ser el Jugador de la Jornada 25 es algo muy grande para todos los jugadores, y más para mí. Fue mi encuentro más completo en ataque y en defensa”. El final de temporada para el jugador griego no fue tan feliz como estaba siendo la temporada para él y para su equipo. A principios de mes de abril, Vasileiadis sufrió una rotura muscular del tríceps sural, que lo dejó fuera hasta el final de temporada. El alero no pudo ayudar a su equipo para salvar la categoría, y sorprendentemente, porque el Xacobeo había realizado una primera vuelta de liga casi perfecta, el equipo gallego descendió. Pero aunque descendiera, el equipo gallego dejó una buena imagen, y Vasileiadis también. Al final de temporada, el jugador quedó en la 5º posición para la elección de MVP de la temporada, y acabó promediando en liga ACB 16 puntos, 4 rebotes, 3 faltas recibidas y un total de 17 de valoración. De esta manera, Kostas Vasileiadis demostraba al público español que ya no era aquel joven de 22 años que no había conseguido enseñar del todo su calidad en el Unicaja.

 

Kostas Vasileiadis fue el jugador estrella del Xacobeo Blu:Sens.

Kostas Vasileiadis fue el jugador estrella del Xacobeo Blu:Sens (Fuente: ACBPhoto / J.Marqués).

Como que el Obradoiro CAB perdió la categoría, Vasileiadis tuvo que buscarse un equipo si quería seguir en la liga ACB. No le faltaron ofertas, y al final consiguió unirse al equipo dirigido por un compatriota suyo, el entrenador griego Fotis Katsikaris. En el día de su presentación, Vasileiadis ya enseñó a todos que llega al Bilbao para seguir avanzando en su carrera deportiva y para ganar: Estoy muy contento de formar parte de la familia del Bilbao Basket. Quiero dar un paso más allá en mi carrera como profesional. Clasificarnos para la Copa y jugar los Play-Off son los objetivos, y para conseguirlos tenemos que trabajar duro. La presencia en el equipo de Fotis ha sido importante, pero Bilbao de por sí ya es un equipo importante en la liga ACB. Tengo ganas de establecerme, estoy cansado de cambiar de un sitio a otro, de que el entrenador crea en mí y en ese sentido estoy contento al contar con un contrato de tres temporadas”. Vasileiadis estaba lesionado para jugar el primer partido de la temporada con el Bilbao, pero para disputar la segunda jornada contra el Valencia, Kostas si que se recuperó y pudo jugar. Al no estar aún al 100%, Katsikaris sólo lo hizo jugar 11 minutos, pero el alero griego tuvo tiempo para hacer 10 puntos, 2 asistencias, 2 faltas recibidas y un total de 12 de valoración.

Como dijo Vasileiadis el día de su presentación, es momento de establecerse en un equipo y quedarse unos cuantos años. Y si puede ser en España, mejor, porque así podremos disfutar de su calidad. Como se ha visto en este repaso, estos últimos años han sido muy movidos para el griego, pero a pesar de ir cambiando de equipo, siempre ha ido avanzando en su carrera y siempre ha demostrado su calidad. Ya hace 4 años que vimos por primera veza un joven griego en una pista de la ACB, pero no nos esperábamos que unos años después fuera uno de los mejores aleros de la liga. Su carácter luchador, competitivo y ganador irá muy bien para realizar una gran temporada con el Bilbao, y quien sabe si el año que viene vemos a Vasileiadis con el equipo vasco demostrando al Olympiakos que fue un error dejarlo escapar, por ejemplo. Por suerte, Kostas es joven, y aún podremos disfrutar de él en las pistas de baloncesto durante unos cuantos años más. El espíritu luchador de Vasileiadis no se apagará, y lo veremos haciendo grandes partidos durante estos próximos años.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • email
  • RSS
  • LinkedIn

Artículos Relacionados:

Etiquetas: